Friday, September 30, 2016

Dramatugia venezolana: Mujermente hablando, de Mariozzi Carmona Machado.

Mujermente hablando (1999) es un texto original de Mariozzi Carmona Machado.  Fue estrenado por la compañía Luna y señas en Coyoacán, México en 2006; en su primera temporada se representó durante cinco años.  Una segunda producción, por la misma compañía, se estrenó en agosto 2016.

El texto plantea un tipo de representación despojada, íntima, pobre, sin artificios.  La autora propone un nivel elemental de teatralidad.  Las acotaciones señalan: “Nada de luces que atraviesan ventanas de utilería ni nada de eso” (2).  Lo espectacular da paso a la relación entre los personajes de La mujer y La otra.

Esta relación ha de ser seguida por l@s espectador@s quienes establecen la proximidad o distancia entre La mujer y La otra.  Puede ser una relación entre dos mujeres en lugares de enunciación diferente: una, disfruta de ciertos privilegios de clase media; la otra, se enfrenta a la vida en medio de desventajas.  Por otro lado, se puede interpretar como un ser escindido y fragmentado; dos partes de un mismo ser que monologa y que está en continuo conflicto lo que es apoyado por la frase de La otra: “Mírame como si te vieras en un espejo (20)”.

En la pieza, memoria y oralidad invocan malestar, un malestar que se corporeiza.  La mujer dice a La otra: “Te vienen los recuerdos… Hablas mucho.  Luego te llenas de gases…” (9).  Crecer en una sociedad heteropatriarcal deja marcas, el habitus de Bordeau; por eso, La otra comenta a su interlocutora: “Tienes esa forma de decir las cosas… de callar todo el tiempo… Te pareces a mamá (10).  Decir, callar.  Expresarse por medio de códigos permitidos; no decir la mala palabra que atente en contra de la esencia femenina.  Desesperado intento de reinventarse como Don Juana, para marcar algún tipo de equidad. 

La mujer tiene en casa a un monstruo.  La otra le recrimina: “…Y lo amparas, y lo acunas, y lo acaricias, y lo lavas, y le cortas las uñas, y lo proteges, y le hablas, y te ríes con él, y no lo olvidas, y sobre todo, lo amas, le amas, la amas, amas, amas, amas y amas…” (4).  El monstruo que agrede, que golpea, que exige silencio, es el monstruo que La mujer venera.  El monstruo al que ama, pero ¿cómo se define el amor: la práctica de la cotidianidad marcada por el afecto? ¿A través de la intensidad de la agresión?  

La mujer intenta no ser absorbida por el legado de generaciones ahogadas en ese decir-callar.  En ese diálogo-monólogo, intenta encontrar otros espacios de expresividad.  En la escena en la que el amante la agrede, ella replica a éste: “Yo misma soy mi ley” (8).  Quiere ser su ley y su credo porque también se rebela, parcialmente, a la religión como institución patriarcal que ha sometido al otro, en este caso a la mujer; la alternativa de confiar en los santos es válida “Siempre y cuando no la disfracen como la única” (3), ya que la retribución por los golpes en el mundo terrenal es el disfrute en un paraíso desconocido.

Mujermente hablando crea un espacio teatral en el que, de modo intimista, plantea una mirada del otro y de lo que se espera de éste.  Una mirada vigente y necesaria.



Mariozzi Carmona.  Licenciada en Teatro mención Cum Laude por la Universidad Nacional de las Artes, promoción de la cual fue el índice más alto. Escritora, locutora y directora del Teatro de Cámara de Maracay. Ha estudiado medicina, en la Universidad de Carabobo, y canto en el Conservatorio de Música del Edo. Aragua. Artes Escénicas en la Universidad Central de Venezuela. Se desempeñó por muchos años en el análisis de teatro, danza, ballet y ópera para diarios como El Siglo, El Aragüeño y El Periodiquito. Realizó estudios con Rodolfo Santana (CELARG), Néstor Caballero, Ugo Ulive, José Balza, Victoria D´ Stefano, Carmen Mannarino, Costa Palamides y Eugenio Barba (Odin Teatret) entre otros-as destacad@s artistas y docentes. Ha obtenido diversos premios en poesía, narrativa y dramaturgia entre los que destacan el Primer Premio de la Bienal venezolana Ramón Palomares, con el poemario Euraquilón, el Primer Premio Elena Vera, con el libro de poemas Huellas de mujeres de sol, menciones como la del José Rafael Pocaterra, con el poemario Antígona Hoplita, el de literatura Orígenes del Diario El Aragüeno, una mención especial en el Concurso Argentina-Venezuela de cuento Breve Rómulo Gallegos con “Cuba libre en un camarote con dos” y el 4to. Premio Bárbara Simon del Banco Interamericano de Desarrollo con su obra para teatro Preludio en Sol en Estados Unidos. El proyecto Iberescena patrocinó la escritura de su obra Mujeres de la historia y sin ella que quieren hablar. Su cuento Mujer sentada en cuarto menguante espera fue seleccionado por SOS Racismo Madrid para ser representado en España. Su obra Mujermente Hablando fue publicada en el año 2000 por la SOGEN en la Ciudad de México y estrenada en 2006 por la compañía Luna y Señas del mismo país con la dirección de Daniela Esquivel.  Ha obtenido diversos galardones entre los que destacan ser nombrada Patrimonio Cultural del Edo. Aragua, la Orden Ciudad de Maracay en 1era. Clase, La Orden Luisa Cáceres de Arismendi en su única clase y Medalla de Plata por mérito al Trabajo otorgada por el Consejo Nacional de la Cultura. Dicta talleres de literatura, así como de técnica vocal canto y elementos de actuación, puesta en escena y dramaturgia actoral. Fue Directora General y luego Artística del Teatro Ateneo de Maracay. Ha sido docente en diversas instituciones y agrupaciones teatrales. Ha obtenido distinción en Diseño de Iluminación en el Off Art Festival de Margarita en 2009 con Mariana Pineda de Estival Teatro. Fue Asistente de Dirección Artística y Asesora Vocal en la versión de Tartufo de Moliere, dirigida por Reynaldo Hidalgo, obra que reinauguró el Teatro de la Ópera de Maracay en 2015. En agosto 05 de 2016 en la Ciudad de México se estrenó nuevamente Mujermente Hablando, como homenaje a la autora bajo la dirección del español Domingo Ferrandis a través de las compañías Luna y Señas (México) y Sexto Sol (España).

2 comments:

  1. Gracias profesor por sus palabras. Qué bonitas y sobre todo que son un estímulo para seguir escribiendo. Es un análisis profundo, didáctico, ágil.Desde Venezuela, Maracay.

    ReplyDelete
  2. Hola Prof., tanto gusto leer su blog... La obra de Mariozzi Carmona Machado esta cargada de situaciones que a veces aparecen como elementales, pero como la buena dramaturgia, esconden entre parlamentos la esencia de multitudes que llegan a ser uno, una... Sus personas son una invitación a descubrir la eterna épica del ser. Yo la sigo desde hace un tiempo y cada vez que la monto o la leo descubro cosas nuevas, giros que antes no había comprendido, como dicen en mi pueblo - Me cae la locha... Saludos... Rfa.

    ReplyDelete